Archivos para 30 abril 2008

El monstruo humano

No salgo de mi asombro con el suceso de Austria. No deja de sorprenderme como ejemplo y culmen de la maldad a la que podemos ser capaces de llegar, y digo “podemos” porque no es un loco el anciano que le pone la cara protagonista a los informativos. Más bien podemos observar al vecino del quinto o al marido de la de enfrente. Es el lobo asomando la patita por debajo de la puerta. Puede ser incluso la cara que se refleja en tu espejo por las mañanas.

No es este el resultado final de la deshumanización de la sociedad? porque desde luego no creo que se trate de un psicópata aislado en una sociedad perfecta. Alguien habría debido observar algo, de alguna forma la sociedad debería haber sido capaz de controlar los impulsos aberrantes de sus sujetos aberrantes, transformar la energía de la sociedad en algo positivo para si misma, no dejar pasivamente que cada individuo se mire su respectivo ombligo sin cesar, no vaya a ser que vea de refilón el del vecino.

No creo que sea sólo Austria quien deba reflexionar sobre su modelo social, todas las “sociedades modernas” tienen un examen que superar y eso empieza por mirarnos a nosotros mismos y preguntarnos como queremos vivir, si como personas o como autómatas.

La justicia

Ni palabras tengo para definir como está últimamente la cosa. Entre huelgas y sentencias por cumplir o nunca ejecutadas, la cosa está que arde, y para muestra un botón. Por lo menos al final, después de unos añitos parece que se hace justicia.

Como yo no tengo ni idea de la situación que se vive en los juzgados españoles, no opinaré del trabajo realizado por nadie sin saber las condiciones bajo las que se realiza. Pero sí me pienso quedar a gusto como un ciudadano más que observa la desgracia y los problemas derivados de la insostenible situación de la justicia en España. Que un pilar básico de cualquier democracia mantenga estos niveles de ineficacia, ineficiencia  y atraso con respecto del resto de la sociedad, es algo imperdonable para el sistema judicial español y para quienes no lo dotan de los medios necesarios para realizar su labor, la justicia.

A ver si en la agenda de alguno de los que están hoy de debate en el  Congreso, hay alguna fantástica idea o al menos la firme decisión que resuelva de una vez todo esto. La esperanza es lo último en perderse, no?

La vida fácil

Muchas veces me he preguntado el por qué de mi ideología. No soy una persona cerrada a intentar comprender los puntos de vista diferentes a los míos, incluso muchas veces dudo seriamente de mis principios y tengo que buscar una respuesta que me haga reconciliarme con mi forma de ver el mundo y no por dogmatismo sino porque realmente es la que realmente me convence y siento como verdadera.

En ocasiones no me gustaría ser así, me gustaría ver en blanco  y negro o a través de un cristal polarizado. Después de ver lo claro que lo tienen muchos me parece una debilidad el plantearme mis principios, compararlos con los que difieren de mí. Y es que debe ser muy sencillo seguir ciertos pensamientos o ideologías. Debe ser fácil achacar gran parte de los males a los moros, ecuatorianos, etc, “yo no soy racista, pero…” y no verte como un facha, incluso olvidar las historias que tu padre contaba de cuando estuvo en Alemania. Debe ser sencillo vivir la vida pensando que quien la hace la paga para toda la vida y si le va la vida en ello, pues mejor: Viva la pena de muerte para todo lo que sale por la tele! aunque un día seamos nosotros los que salgamos en Gente. Es fácil alzarse en la certeza de tu posición, no escuchar y no dejar hablar. Es fácil seguir lo que todo el mundo dice cuando ni piensan lo que dicen. Es muy fácil dejarse llevar por la marea.

Lo difícil es pararse a pensar por uno mismo. Lo difícil es no dejarse engañar por lo que nos cuentan en la tele, ni dejarse arrastrar por las corrientes de opinión. Es muy difícil aguantar los embates del populismo y del neofascismo y mantener tus posiciones. Es muy dificil hoy en día no caer en lo fácil. Y será dificil, pero por conciencia, seguiremos avanzando.