Archivo para 20 mayo 2008

Jose

Me da pena y sobre todo bastante miedo ver como caen algunas torres a mi alrededor. Sólidos árboles en la más robusta parte de su vida. Da miedo que la velocidad a la que nos movemos nos sobrepase y nos quedemos atrás, al borde del camino observando lo que ocurre sin poder incorporarnos de nuevo.

Un cortocircuito, una chispa donde no debía estar. Una respuesta que no se esperaba, una idea que no le deja en paz. Sin fuerzas para levantar la cabeza cierra los ojos, negándose a escuchar. Se resigna a dejarlo pasar pero esa idea no pasa, aún no se va. Piensa que no hay ya más razones para intentar moverse y llega casi hasta el final. No le alcanza la fuerza ni para eso, y eso sólo lo deprime más.

Yo todavía guardo la esperanza, la mía y la suya, de oírlo de nuevo refunfuñar, salir del pozo y algún día, reír de verdad.

Mi apoyo, mi comprensión y mi ánimo
para todas las personas víctimas de
esa terrible enfermedad
de la tristeza absoluta, la depresión.

Las rebajas de mayo

Quedo trístemente sorprendido ante la desagradable noticia del acuerdo alcanzado entre la físcalía y gran parte de los concejales de la antigua corporacion del GIL en el Ayuntamiento de Marbella. Una pandilla de sinvergüenzas que han expoliado una ciudad y que ahora y tras este ridículo acuerdo ven como se salen con la suya de forma harto barata.

En escasos tres añitos, que obviamente serán menos, tendremos limpios a estos cara duras a ojos de la Justicia. Con esto, los ciudadanos nos ahorramos un buen dinerito y evitamos que se colapse la Administración de Justicia, un momento, ¿no estaba ya colapsada?. Lo que no nos podremos ahorrar será el sentimiento de impotencia, vergüenza y rabia.

¿Para cuando se exigirá el pago de lo expoliado en Marbella? ¿Cómo se deja escapar las fortunas escondidas a buen recaudo en cualquier paraiso fiscal? Porque recuerdo que el Ayuntamiento de Marbella quedó en una situación de bancarrota técnica tras el paso de esta banda de rufianes. Recuerdo que fue la Junta de Andalucía quien tuvo que realizar una préstamo de 100 millones de euros para que se pudiera hacer frente a acreedores y evitar el caos más absoluto en la ciudad.

Si después de todo lo que ha ocurrido, después de todo lo que se ha robado, al final se escatima en dinero y en juicios para que caiga todo el peso de la Justicia sobre esta gentuza, me siento de nuevo engañado y robado. Una pena.